Cómo conseguir una hipoteca joven al 100 %

¿Sin ahorros pueden los jóvenes comprar una casa? Probablemente te hayas hecho esta pregunta más de una vez.

Si tenemos en cuenta que para comprar una primera vivienda hay que tener ahorrado al menos un 20% del precio total de la casa, esta meta nos puede parecer una locura. Básicamente porque contar con ahorros actualmente es una misión casi imposible para los jóvenes. La escasez de empleo, inestabilidad laboral y salarios precarios reducen las posibilidades que un joven tiene para que un banco le conceda una hipoteca y la firme al 100%.

A lo que hay que sumar que tras años de crisis y ejecuciones hipotecarias sin éxito, las entidades bancarias y financieras ya no están dispuestas a jugársela y financiar operaciones al 100 % o conceder hipotecas más gastos a menores de 30 años.

Sin embargo, para esta situación que puede parecer alarmante, tenemos un mensaje esperanzador, puesto que existen excepciones en las que es posible reducir las limitaciones para conseguir una hipoteca joven al 100 % para comprar un vivienda.

Hipotecas 100% de financiación + gastos
Pre-aceptación inmediata

Solicitar ahora

Doble garantía hipotecaria

Tener una doble garantía hipotecaria significa que el banco financia el 80% del valor de la vivienda y el otro 20% se financia a través de una hipoteca sobre un segundo inmueble. Por lo general, esta segunda vivienda siempre suele ser una propiedad de los padres o un familiar muy cercano.

Los propietarios o propietario del segundo inmueble reciben el nombre de hipotecante no deudor. Es interesante destacar que la figura del hipotecante no deudor no guarda relación alguna o similitud con la de un avalista.

Esta figura del hipotecante no deudor tiene como única ventaja conseguir el dinero para que el hipotecado pueda comprar su primera vivienda. Pero atención, no es tan fácil, ya que además de la doble garantía hipotecaria, la gran mayoría de los bancos también quieren un aval. Y en este sentido hay que tener muchísimo más cuidado.

El avalista será un deudor solidario y esto quiere decir que si el hipotecado no puede pagar la hipoteca, el primero tendrá que hacerse cargo de la deuda y responder con todos sus bienes: nómina, inmuebles, pensión, ahorros, etc. Es más, si el avalista muere, serán sus herederos los responsables del pago de la misma.

Este tipo de operaciones sí son más peligrosas, pero puesto que los bancos no ofrecen más opciones para conceder una hipoteca total son muchos jóvenes los que aceptan estas condiciones bancarias.

Al fin y al cabo las entidades siempre se respaldan en que necesitan garantías para conceder un crédito hipotecario y un hipotecante no deudor junto a un avalista son figuras que garantizan asumir cualquier tipo de posible deuda.

Asesor hipotecario

Cuando la desesperación de los jóvenes por acceder a un vivienda llega a niveles insospechados, son muchos los que recurren acertadamente a solicitar ayuda a un asesor hipotecario.

La figura del asesor hipotecario, todavía poco conocida en España, es imprescindible a la hora de conseguir un préstamo hipotecario sin ahorros cuando los bancos rechazan las solicitudes de los jóvenes.

Un asesor hipotecario es un profesional con amplia experiencia en campos como el derecho ,la economía, la banca o el sector inmobiliario y, por si fuera poco, con muchísimos contactos en entidades bancarias y financieras. Por ello, se encuentra en una posición privilegiada a la hora de ayudar a sus clientes a encontrar la hipoteca con las mejores condiciones.

A esto hay que sumar que estos profesionales hipotecarios no cobran honorarios por su asesoramiento si no consiguen una hipoteca ajustada a las necesidades de su cliente. Además de que acompañan a los futuros hipotecarios durante todo el proceso y hasta que tiene lugar la firma en la notaría para la compra de la vivienda.
Se trata de una opción sin riesgos que no implica a terceras personas. De ahí que no sea extraño que el número de jóvenes que ha conseguido una hipoteca sin aval para comprar una primera vivienda haya aumentado en los últimos dos años.

Y tú, ¿a qué esperas a probar suerte? Quién sabe, igual dentro de poco estás estrenando piso y celebrando que por fin sales de casa de tus padres. Solicita ayuda a un asesor hipotecario. No pierdes nada por intentarlo.

Asesor hipotecario

5/51 rating

Deja tu comentario