Comprar una vivienda es probablemente una de la decisiones más importantes en la vida, equiparable, y sin exagerar, a contraer matrimonio o tener hijos.

Y si dar el paso de comprar una casa es algo que no se puede tomar a la ligera, no os podéis ni llegar a imaginar lo que supone para muchas personas plantearse pedir una hipoteca al banco.

Hipotecas 100% de financiación + gastos
Pre-aceptación inmediata

Solicitar ahora

Solicitar una hipoteca, es en la mayoría de los casos una verdadera carrera de fondo y un imprescindible para quienes desean convertirse en propietarios y no cuentan con los ahorros necesarios para pagar una casa, ni siquiera un 20% del coste total.

Pero no queremos alarmarte, ten en cuenta que al final, con más o menos esfuerzo o dedicación, siempre habrá una entidad financiera que te conceda un préstamo hipotecario ajustado a tus necesidades.

No obstante, y como te decíamos, el procedimiento para pedir una hipoteca no es sencillo, así que antes de pasarte por una banco deberás llevar todos los cabos bien atados. Toma nota de los requisitos que debes cumplir, infórmate de los diferentes tipos de hipotecas a los que puedes optar y reúne toda la información necesaria. Y, por último, ten en cuenta nuestros sabios consejos. Allá vamos:

Diferentes tipos de hipotecas que puedes pedir

Préstamos hipotecarios a tipo fijo

Con una hipoteca a tipo fijo deberás pagar una cuota mensual y debes saber que el tipo de interés que se aplica a estas no varía durante los años de vida del préstamo. Esto quiere decir que siempre pagarás la misma cantidad de dinero mes a mes, aunque los tipos de interés del mercado sean diferentes, ya sea al alza o baja.

Préstamo hipotecario a tipo variable

Un contrato de préstamo hipotecario a tipo variable implica que la cuota mensual de tu hipoteca variará. Será así porque tu hipoteca tendrá un tipo de interés vinculado a un índice de referencia que probablemente sea el Euríbor, ya que es el más común. Así que si se producen modificaciones en el Euríbor, estas se verán reflejadas en tu hipoteca.

Préstamo hipotecario a tipo mixto

Un préstamos hipotecario, como su propio nombre indica, es una combinación de los dos anteriores. Esto quiere decir que a estas hipotecas son de tipo fijo durante los primeros años y luego pasan a tener un interés variable referenciado al índice que les corresponda.

Requisitos para conseguir una hipoteca

Edad del solicitante

Aunque la edad no es un factor determinante a la hora de que un banco conceda una hipoteca, debes saber que lo ideal es que tengas entre 18 y 65 años. Las entidades bancarias comienzan a poner más inconvenientes o fijar ciertos límites cuando se han cumplido 50 años, ya que la edad afecta al plazo máximo por el que se concede el préstamo hipotecario. A mayor edad, menor será el tiempo para el pago.

Tipo de contrato de trabajo

El tipo de contrato laboral del solicitante también es muy importante. No tendrá las mismas posibilidades una persona con un contrato temporal que otra con un contrato fijo o indefinido. Al igual que quienes cuenten con una nómina fija tendrán más garantías a la hora de pedir una hipoteca. No obstante, hay posibilidades para firmar una hipoteca sin nómina.

Sueldo

En este sentido, los bancos también exigirán un buen sueldo mensual para conceder una hipoteca. Por lo general, suelen pedir un mínimo de 2.000 euros. Sin embargo, como a día de hoy es bastante complicado alcanzar esta cifra al mes, son muchas las entidades que facilitan pedir una hipoteca conjunta. De este modo y al añadir otro titular, se igualará la cantidad requerida por el banco.

Ahorros

También hay que contar con ahorros para pedir una hipoteca porque los bancos, desde hace años, dejaron de financiar el total del precio de una vivienda. Aunque si bien es cierto, en algunas ocasiones, hacen excepciones. No obstante, nuestra recomendación es que procures contar con un 20% del dinero ahorrado y no olvides que existe la posibilidad de pedir una hipoteca sin ahorros.

Gastos hipotecarios

Aparte de estos ahorros, también será muy buena idea tener reservado una dinero extra para hacer frente al pago de los gastos hipotecarios. Estos gastos son aquellos relacionados con el coste de la compraventa de la vivienda y los gastos de la escrituración de la hipoteca. Por lo general, el coste será de un 10% a 12% del total del precio del inmueble.

Historial como cliente

Los bancos también revisarán tu historial crediticio e investigarán si te encuentres en una lista de morosos. Si así se diera el caso, cumplir con los anteriores requisitos no será suficiente para que te concedan una hipoteca, ya que te considerarán un perfil de riesgo.

Buscar un avalista

Si por alguna razón, los bancos no te dan un préstamo hipotecario porque no cumples con algún requisito, siempre podrás recurrir a un avalista. Aunque cuidado, esta opción puede resultar comprometida, ya que involucra, por lo general, a familiares o amigos cercanos, quienes tendrán que hacerse cargo de la deuda si no podemos hacer frente al pago de las cuotas mensuales. No obstante, conseguir una hipoteca sin aval es posible.

pasos para conseguir una hipoteca

Documentación necesaria para pedir una hipoteca

Todos estos son los documentos que deberás reunir para conseguir tu hipoteca:

  • NIF o NIE de la persona o personas solicitantes en vigor.
  • Documentos en el que conste la vida laboral actualizada.
  • La última declaración de IRPF.
  • Un extracto bancario de los últimos meses.
  • Escritura de todas y cada una de las propiedades.
  • En el caso de ya tengas un préstamo, el último recibo de pago.
  • Si vives de alquiler, necesitarás entregar tu contrato o justificante de haber pagado el último mes.
  • Otros justificantes de ingresos, rentas, nómina…

Consejos al solicitar una hipoteca

Cuantía de la hipoteca

Estudia bien la cantidad de dinero que necesitas pedir al banco para poder pagar tu vivienda y los gastos que implique la compra. No te excedas en la cuantía, ya que puede salirte bien caro si no eres capaz de hacer frente a los pagos. Del mismo modo, tómate el tiempo necesario para decidir cuál es el tipo de hipoteca que mejor se adapta a tu situación económica.

Condiciones del préstamo hipotecario

Revisa absolutamente todas las condiciones del préstamo hipotecario, ya que una vez que plasmes tu firma en el papel ya no podrás cambiar de decisión. Si consideras que no cuentas con los conocimientos suficientes para llevar a cabo un análisis exhaustivo, solicita ayuda a un abogado o experto en la materia, pues serán los encargados de desvelar si los documentos contienen alguna cláusula abusiva.

Negociar con el banco

Exigir la dación en pago -entregar la vivienda hipoteca al banco si no puedes hacerte cargo de los pagos- es, entre otras, alguna de las cuestiones que puedes llegar a negociar con el banco. Una vez más, revisa las condiciones del préstamo que vas a firmar e intenta negociar alguno de los puntos que no se ajusten a tu perfil como solicitante.

Comparar hipotecas

Antes de firmar una hipoteca, lo mejor que puedes hacer es comparar todas las opciones de préstamos hipotecarios que te hayan ofrecido los bancos para elegir la que tenga las mejores condiciones. Esta recomendación viene dada directamente desde la Asociación de usuarios de bancos, cajas y seguros de España -ADICAE- y probablemente sea una de las más importantes a tener en cuenta.

Solicitar ayuda

Además de solicitar ayuda a un abogado o experto inmobiliario, también puedes recurrir a los servicios de un broker hipotecario o asesor hipotecario que te harán el camino más fácil en la búsqueda de tu hipoteca. Por lo general, estos no te cobrarán dinero alguno si no consiguen el préstamo más adecuado a tus necesidades y en las mejores condiciones.

< Contacta con un asesor hipotecario gratis >

Y, hablando de expertos en la materia, también es muy recomendable que el día de la firma procures acudir con una persona con conocimientos financieros para que pueda ayudarnos a resolver cualquier duda de última hora.

Revisar toda la información

La Ficha Europea de Información Normalizada (FEIN) será la que nos permita revisar todo aquello que hemos acordado con el banco. Por lo tanto, es muy importante tenerla en cuenta. Esta ficha contendrá las condiciones de financiación que da el banco y tendrá un carácter vinculante de diez días como mínimo. Es conveniente, y tenemos derecho a ello, revisar esta ficha o borrador tres días antes de firmar ante el notario.

Otra de las fichas a tener presente, es la Ficha de Advertencias Estandarizadas (FIAE). Este documento reunirá las cláusulas más complejas del préstamo hipotecario. Si necesitas ayuda para su comprensión, búscala sin dudar.

Si en algún momento el banco nos pone en el compromiso de contratar seguros de hogar, de vida o cualquier otro para concedernos una préstamo, debemos pensarlo bien y estudiar detenidamente las condiciones de las pólizas. Que no te la cuelen.

Por último y si no te los facilitan, no olvides exigir los siguientes documentos:

  • Si tu hipoteca es de interés variable, deben entregarte un documento en el que conste el precio de las cuotas que tienes que pagar. El mismo, contendrá una aproximación de la evaluación del índice de referencia que te corresponda.
  • Pide una copia del contrato.
  • Un documento que indique los gastos de hipoteca que va a pagar el cliente y los gastos de los que se hará cargo el banco. Esto es muy importante, ya que en algunas ocasiones los bancos han dejado toda la responsabilidad de los pagos a sus clientes.
Asesor hipotecario