Debido al largo período de amortización de la hipoteca a menudo quien la contrató no es la misma persona que termina pagándola. Esto es a lo que se le llama subrogación hipotecaria por la parte del deudor.

Pero, ¿qué es y qué significa subrogar la hipoteca a otra persona?, ¿qué ventajas e inconvenientes presenta? ¿qué gastos tiene? Hoy, aquí, te responderemos a estas preguntas.

Hipotecas 100% de financiación + gastos
Pre-aceptación inmediata

Solicitar ahora

¿Qué es y qué significa subrogar la hipoteca a otra persona?

Subrogar la hipoteca a otra persona, o lo que también es llamado, subrogación hipotecaria por parte del deudor se da cuando un deudor “transfiere” a otro la titularidad de la hipoteca, es decir, se cambia el titular de la vivienda.

Esta subrogación traspasa la obligación de pago y todo lo que conlleva la escritura de préstamo, así como los derechos que puedan corresponder al deudor. El nuevo titular de la hipoteca reemplaza al antiguo titular de la hipoteca.

La subrogación de la hipoteca a otra persona es bastante frecuente, al igual que cambiar una hipoteca de banco, pero debemos de tener en cuenta, que esta transferencia de titularidad debe ser aceptada por el banco.

Pese a que el comprador y el vendedor estén de acuerdo en el traspaso de la vivienda, si el banco no acepta esta operación no podrá hacerse. No podemos olvidar que el titular de la vivienda tiene firmado un contrato con el banco y que con esta subrogación está cambiando las condiciones.

subrogar la hipoteca a otra persona

¿Qué ventajas e inconvenientes presenta una operación para subrogar la hipoteca a otra persona?

Subrogar la hipoteca a otra persona tiene su parte positiva y su parte negativa.

Una de las ventajas más importantes que presenta este tipo de subrogación es que nos permite cambiar de residencia. Cuando firmamos una hipoteca con un banco, normalmente se da un plazo de amortización bastante amplio y durante todos esos años nuestra vida sigue cambiando.

Es probable que durante esos años nos veamos obligados a cambiar de provincia o que nuestra familia y necesidades hayan cambiado y esa casa se nos quede pequeña. Una de las mejores soluciones para este problema es la subrogación de la hipoteca a otra persona.

Otra gran ventaja y derivada de la anterior, es que podemos cambiar de residencia y ahorrarnos gastos de cancelación de la hipoteca. Para la parte compradora también presenta ventajas, pues esta se ahorrará la comisión de apertura asociada a una nueva hipoteca así como los gastos de tasación de la vivienda.

Pero subrogar la hipoteca a otra persona también tiene sus inconvenientes, y es que, como hemos mencionado anteriormente, el banco tiene que aceptar al nuevo titular de la vivienda. Si el banco no lo acepta, esta transacción no podrá hacerse.

Otro obstáculo y quizás uno de los más importante es que el futuro hipotecado debe soportar las condiciones de la hipoteca anterior, incluidas las tasas de interés, las comisiones e incluso las cláusulas abusivas, y no se pueden negociar nuevas condiciones. Por lo que, todo depende de la hipoteca.

Este último inconveniente, si tienes buena suerte, puede transformarse en ventaja, al encontrar una hipoteca que, al estar firmada años atrás, resulte beneficiosa para las condiciones actuales.

¿Qué gastos tiene cambiar la hipoteca de titular?

La subrogación de la hipoteca a otra persona tiene costes asociados, aunque estos son menores que la cancelación de la hipoteca por parte del vendedor y la solicitud de una nueva hipoteca por parte del comprador.

Primero, hay que tener en cuenta las tarifas de subrogación que pueden incluirse en el contrato con el banco. El vendedor generalmente asume el coste de esta comisión, que está restringida por la ley, así como el coste derivado del estudio del perfil de riesgo del comprador.

En segundo lugar, la subrogación de la hipoteca lleva implícita también otros gastos de notaría, gestoría y registro. En principio, con la introducción de la nueva ley de hipotecas estos gastos son responsabilidad del banco. Los gastos de tasación deben ser pagados por el cliente, pero como en la subrogación no se modifica la hipoteca, no habría que pagarse (salvo excepciones).

Dado la cantidad de pasos que hay que seguir para la subrogación de la hipoteca a otra persona, y las dificultades que podemos encontrar por el camino, un asesor hipotecario para subrogar hipoteca podría sernos muy útil. En deHipotecas te ofrecemos la posibilidad de contactar con nuestros asesores hipotecarios de forma rápida y sencilla y de manera totalmente gratuita

Asesor hipotecario